Hemorroides y Bicicleta

Hemorroides y Bicicleta

5 (100%) 5 votes

Si has llegado aquí casi con total seguridad tienes hemorroides o sospechas que las puedes tener. Te voy a contar mi experiencia. Soy un apasionado del ciclismo (tanto mountain bike como carretera) y como ya habréis leído en el blog las he sufrido en todos sus grados. Vamos a ver si hemorroides y bicicleta tienen relación y sobre todo como sufrirlas con menor intensidad.

¿Practicar ciclismo causa hemorroides?

No está demostrado que ninguna actividad cause por sí sola hemorroides. Ahora bien, hay una serie de elementos relacionados al ciclismo que pueden facilitar su aparición o empeorar su estado:

  • Hacer un gran sobreesfuerzo: está claro que levantar pesos puede ser un factor de riesgo de las hemorroides. En el ciclismo pesos no se levantan, pero si que es cierto que se podrían hacer esfuerzos tremendos (subiendo una cuesta muy pendiente). Esto, en algunas personas, podría favorecer el prolapso de sus hemorroides (salida al exterior).
  • El aspecto higiénico: Si ya sufres hemorroides, sabrás que mantener la zona extremadamente limpia es fundamental para que no se agrave el estado de las almorranas. Las badanas de ciclismo suelen ser de mucha calidad, pero inevitablemente pasar muchas horas pueden llenarlas de sudor, lo que junto al rozamiento es un factor para que se inflamen más.
  • La presión y falta de circulación en la zona: al final el ciclismo es una actividad que se desarrolla sentado, lo cual ya sabemos que no es demasiado beneficioso para las hemorroides. Por ello, si tus hemorroides están fuera con frecuencia, yo optaría por un sillín de bicicleta adaptado (de los que están como cortados longitudinalmente a la mitad). Son los llamados sillines prostáticos. Al tener una hendidura central no presionan la zona perianal y permiten la circulación sanguínea (además de evitar que haya demasiado rozamiento entre el sillín y la badana).
el mountain bike suele ser especialmente complicado si tenemos almorranas
el mountain bike suele ser especialmente complicado si tenemos almorranas

Consejos para no sufrir tanto las hemorroides en bicicleta

  • Cuando estés sufriendo una crisis de hemorroides limita la duración de las salidas (no más de dos horas) y sobre todo no hagas esfuerzos de alta intensidad.
  • Nunca reutilices el culotte. Siempre has de lavarlo entre salida y salida, por corta que sea. La presencia de bacterias podría causarte una infección en las hemorroides.
  • Es conveniente utilizar toallitas húmedas antes de ponerte el culotte. Cuanto más limpio tengamos el culotte antes de empezar a sudar mejor.
  • De vez en cuando (cada 10-15 minutos), levántate un poco del sillín (como si estuvieses escalando un puerto). Esto permitirá una mejor irrigación de la zona anal.
  • Usa culottes de mucha calidad. Es mejor gastarse más en un buen culotte que cinco malos (chinos o del decathlon). La amortiguación y suavidad que tienen son incomparables.
  • Utiliza un sillín especial para hemorroides (puedes ver unos cuantos ejemplos en el siguiente punto).

Sillines de bicicleta para hemorroides

A continuación vamos a ver algunos ejemplos de sillines adecuados para las hemorroides. Son los denominados «sillines prostáticos» o «antiprostáticos», según mires en unos u otros lados. Cualquiera de ellos mejorará tus sensaciones respecto a las almorranas cuando montes en bicicleta.

Vídeo consejo para comprar un sillín de bicicleta

Mi experiencia sobre hemorroides y bicicletas

Te voy a contar un poco mi opinión personal. Personalmente la bicicleta ni me ayudaba ni me perjudicaba respecto a las hemorroides. Sólo me molestaban un poco si las tenía muy inflamadas y me metía por terrenos con muchos baches (mountain bike por ejemplo). En el resto de casos no tenía grandes problemas. Es cierto que alguna vez se me reventaron un poquito (pero solía pasarme en la vida cotidiana: al sentarme, al conducir, al defecar, al correr…). Y la ventaja de esto es que al tener la badana, la sangre (creedme que era abundante) la absorbía por completo. Además procuraba que el culotte fuese negro, por si acaso, pero eran temores infundados, nunca la sangre se notó fuera.

Esperamos que todos estos consejos te hayan ayudado a entender la relación entre hemorroides y bicicletas. Si tienes cualquier experiencia al respecto nos encantaría leerla en los comentarios.

Deja un comentario